El Partido Socialista en la Argentina peronista:    

Oposición y crisis de representación política (1946-1951)

MARCELA GARCÍA SEBASTIANI Instituto Universitario Ortega y Gasset - Universidad Complutense de Madrid

sope2z1@sis.ucm.es

 


Los resultados de los comicios del 24 de febrero de 1946, que certificaron el triunfo de Perón, fueron especialmente desfavorables y políticamente devastadores para el Partido Socialista (PS). Para entonces, los socialistas habían apostado fuertemente por los candidatos a la presidencia de la coalición antigubernamental de partidos, la denominada Unión Democrática. Sin embargo, los votos al PS no fueron suficientes, ni siquiera en la Capital Federal - escenario donde desde comienzos del siglo XX había sido una de las fuerzas políticas con significativa inserción y peso electoral - para obtener una banca en la Cámara de Diputados. Tampoco había logrado algún tipo de representación en las provincias y menos, por el carácter de la convocatoria, en el ámbito municipal. [1] Desde la entrada en vigor de la llamada Ley Sáenz Peña, [2] los socialistas habían tenido una representación continua, aunque variable en número, en el Parlamento. De ese ámbito los procuraron sacar adelante las demandas procedentes de los gremios vinculados al partido, compensando con la legislación tanto las limitaciones que tenían las organizaciones gremiales en el mundo laboral como la falta de promoción interna para la conducción partidaria de los sindicalistas afiliados al socialismo. En la convocatoria electoral inmediatamente anterior, en 1942, los socialistas, no obstante, habían triunfado en la Capital Federal logrando 17 representantes en el Congreso de la Nación; resultados que habían significado un importante repunte electoral con respecto a convocatorias comiciales previas (1938 y 1940), evidenciado signos de recuperación para la competencia política en circunstancias no del todo favorables. Por un lado, el radicalismo había decidido participar nuevamente - desde 1935 - en las elecciones y abandonar las prácticas de abstención electoral que habían favorecido a los socialistas en los primeros años de la década del treinta. Por otro, el partido había sufrido la separación, en 1937, de varios afiliados con injerencia en el mundo gremial, [3] con unas consecuencias que hasta ese momento eran impredecibles, pero que posteriormente serían determinantes para el futuro de la agrupación política.

El peronismo había dejado a los socialistas, mediando mecanismos democráticos para la representación, sin los espacios institucionales garantizados para la confrontación política. Sin embargo, la ausencia de los socialistas en el Parlamento no implicó una retirada del partido en la lucha política. El PS expresó su crítica a través de formas y canales de diferente rango y carácter con respecto a aquellos partidos de la oposición - como la Unión Cívica Radical (UCR) - que tenían al Parlamento como principal y más conveniente foro de debate para la competencia político-partidista. [4] Los socialistas fueron los más consecuentes y virulentos opositores al gobierno peronista; apoyaron el intento fallido de golpe militar de 1951 y colaboraron en su derrocamiento de 1955. La opinión crítica lo convirtió en el más acérrimo y feroz partido opositor a Perón. Es más, la lectura que los dirigentes hicieron del peronismo fue determinante para la configuración conceptual de una tradición antiperonista que se consolidó tras la caída de Perón en 1955.

La emergencia del peronismo en la vida política nacional había afectado profundamente a los líderes y seguidores socialistas. Perón había conseguido movilizar políticamente a la clase trabajadora como nunca antes en la Argentina - siendo éste uno de principales objetivos del partido desde su fundación en 1895 - e implementar las históricas reivindicaciones del programa socialista: salarios más altos, reglamentación de la jornada de trabajo, mejoras en las condiciones de vida y laborales, voto femenino y la participación de los obreros en actividades culturales hasta entonces reservadas a otros sectores de la sociedad. Además, Perón, a partir de 1943 y desde su cargo en el Ministerio de Guerra y desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, había sabido ahondar en las divisiones entre los socialistas y atraer a su causa a consolidados dirigentes gremiales afiliados al socialismo, [5] cuya lealtad al partido no se traducía en la promoción de la jerarquía de la organización, monopolizada por un grupo dirigente integrado por profesionales de clase media. Era el caso, por ejemplo, de Ángel G. Borlenghi, que hasta 1945 había sido Secretario General de la Federación de los Empleados de Comercio y afiliado al PS, y entre 1946 y 1955 se desempeñó como Ministro del Interior de los gobiernos peronistas. [6]

El triunfo del peronismo supuso para los socialistas verdaderos y desesperados esfuerzos para mantenerse de algún modo en la arena política, que no impidieron, sin embargo, su inminente decadencia como una de las principales fuerzas políticas en el orden nacional. En este trabajo se analizan los distintos intentos que, durante la primera presidencia de Perón, realizó el PS por articular una estrategia de oposición, desde los ámbitos extraparlamentarios, [7] que le permitiese reencontrarse con el electorado y recuperar los espacios de representación institucional perdidos tras las elecciones de 1946. La atención está puesta en la dimensión del poder de la organización política, lo que implicó centrar el análisis en los espacios de gestión y decisión partidaria, y en los conflictos internos derivados por el control de los mismos. [8] El acercamiento a las pautas de acción y a las formas en que el PS expresó su oposición al peronismo intenta, asimismo, llamar la atención a que los años que gobernó Perón no se definen sólo por los posibles cambios que éste introdujo en las formas de ejercer la política en la Argentina, sino también por las acciones, ideas y los conflictos de quienes se le opusieron. El peronismo redefinió al adversario para los partidos que tradicionalmente competían en la escena política argentina y, en ese sentido, es necesario dotar de contenido analítico a la disyuntiva políticamente irreconciliable en la Argentina entre los peronistas y antiperonistas. De hecho, el interés por explicar la incorporación de los trabajadores al proyecto de Perón condicionó los análisis sobre la actividad política del PS en justificación de sus dificultades y desaciertos para conducir a los sectores obreros en la Argentina pre-peronista. Con tal presupuesto como punto de partida, los trabajos sobre la evolución política del PS concentraron su atención en aquellos años de mayor desarrollo e influencia, o sea desde sus orígenes hasta los años treinta. [9] A partir de ese período, la historia del PS se diluye en los análisis, acoplándose a los aspectos secundarios de la política argentina de los años siguientes. [10] Durante la etapa peronista, la trayectoria del PS se pierde en las generalidades de obras que pretenden explicar todos los acontecimientos ocurridos en los años que Perón se mantuvo en el poder. [11] Con todo, la pugna entre socialistas y peronistas se determinó al amparo de las circunstancias propias del acontecer político - destacando, entre ellas, la contienda en el plano electoral - y de las reglas del juego en la relación entre oficialismo y oposición. No obstante, el comportamiento político del PS como oposición al peronismo estuvo condicionado por las definiciones y las concepciones ideológico-partidistas que diseñaron los socialistas para conformar los lineamientos de su acción política a lo largo del período.

El PS en el universo de la oposición al peronismo

Los resultados de las elecciones de 1946 delimitaron los espacios para la confrontación política. La UCR concentró el mayor poder de representación electoral y se convirtió en la principal fuerza de oposición al peronismo. A nivel nacional, la Cámara de Diputados quedó confinada como el centro de la competencia y en ella, la oposición radical condensó sus esfuerzos contra la política gubernamental. Los antiperonistas que carecieron de representación parlamentaria se expresaron a través de diversos grupos o entidades con diferentes grados de opinión política. Algunos constituían partidos políticos, como era el caso de los propios socialistas, los comunistas y, en menor medida, los trotskistas. [12] Otros no tenían una vinculación directa con los partidos políticos, o eran simplemente organizaciones, o núcleos, que carecían de ellos y se identificaban por una convicción ideológica o sentimental, con declarado signo antiperonista. Entre estos últimos figuraban asociaciones de estudiantes universitarios, [13] grupos de intelectuales, [14] ciertos segmentos del ejército, [15] instituciones de grupos de interés - como la Bolsa de Comercio, la Sociedad Rural, el Jockey Club y el Círculo de Armas - , publicaciones periódicas o ciertos personajes elitistas con ideas influyentes como los nacionalistas. [16]

En el universo opositor a Perón también tuvieron cabida algunas publicaciones periodísticas, aunque a algunas les fue difícil escapar de las restricciones gubernamentales. Durante los primeros años de su poder, Perón utilizó contra la prensa opositora un decreto presidencial, emitido durante el gobierno militar encabezado por el general Edelmiro Farrell, que facultaba al ejecutivo disponer sobre la expropiación y el suministro del papel de diario. La prensa opositora insistió en sus quejas por una ejecución discriminatoria de esas disposiciones y declaró sospechoso que no llegasen los ejemplares a sus suscriptores por correo y que sus locales de redacción fuesen objeto de dudosas agresiones. [17] La intimidación oficial a la opinión contraria se ultimó mediante procesos de desacato y detención contra los editores de los diarios opositores. Desde mediados de 1947, la clausura a la prensa opositora se aplicó bajo diferentes pretextos y dejaron de aparecer, una a una, todas las publicaciones contrarias al gobierno de Perón.

Con todo, entre la prensa diaria de tirada nacional, La Nación y La Prensa fueron los bastiones de la crítica antiperonista. [18]Otras publicaciones opositoras, con una periodicidad semanal, estaban vinculadas a los partidos políticos. Provincias Unidasera el vocero del sector intransigente de la UCR y el espacio exclusivo para difundir la labor parlamentaria del bloque opositor.El Intransigente de Salta, dirigido por David Michel Torino, tenía amplia difusión entre los seguidores del radicalismo en el interior del país. La Vanguardia, de los socialistas, había sobrevivido las clausuras impuestas por los gobiernos militares desde 1943. La Hora, de los comunistas; Tribuna Democrática, de los conservadores; El Hombre Libre, de los demócrata-progresistas, completaban el universo periodístico relacionado con los partidos antiperonistas. La revista Qué sucedió en siete días apareció en agosto de 1946 y constituyó un intento periodístico de análisis e información imparcial sobre los temas políticos y económico-sociales del país, pero el tono antiperonista se hizo notar pronto en la redacción del semanario.

Además del PS, entre los partidos políticos de alcance nacional que ejercieron su oposición al peronismo fuera del Parlamento figuraba el Partido Comunista (PC). Al igual que los socialistas, los comunistas habían tenido una participación activa en la formación de la Unión Democrática, pero no se implicaron en destacados conflictos con el gobierno peronista. A ello no fue ajeno su menguada injerencia en la historia política argentina desde sus orígenes y su peso relativo en el mundo sindical. Con todo, la victoria de Perón, con el apoyo de los sectores del mundo laboral, obligó a los comunistas a reformular los postulados y a apoyar algunas políticas gubernamentales. [19] La gran diferencia que tenían respecto a los socialistas era que éstos, a pesar de pertenecer a un partido con una tendencia de izquierda y estar alineados con las pautas del socialismo internacional, desde comienzos del siglo XX, habían logrado ganar espacios para canalizar políticamente algunas de sus propuestas en materia social y difícilmente podían concebir su identidad y su forma de participación política ajena a la confrontación parlamentaria.

La lectura de la derrota socialista y el diseño de la política de oposición al peronismo

Tras la elección democrática de Perón para presidir el futuro gobierno, el PS fue fiel a su disciplina partidaria y retomó su programación interna en el orden organizativo. Si bien el gobierno en ejercicio aún no había levantado el estado de sitio, [20] el 1 de abril de 1946 el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PS convocó el XXXV Congreso Nacional del partido para los días 28 y 29 de junio. [21] La celebración de dicho congreso coincidía con el 50 aniversario del PS y, para ello, el comité planeó una serie de actos para conmemorar la semana socialista entre el 23 y 30 de junio.

El triunfo de Perón en las elecciones de febrero de 1946 fue inesperado para la mayoría de los actores políticos de la Argentina. Entre los partidos políticos perdedores, el elemento de sorpresa no se correspondió con una reformulación inmediata de los principios programáticos, ni con una apresurada autocrítica post-electoral sobre los métodos utilizados para capitalizar votos favorables entre amplios sectores de la población. Más bien, la derrota electoral les llevó a replantearse ciertos postulados y a considerar la incorporación necesaria de nuevas fuerzas para la lucha opositora en el nuevo panorama político que presidiría Perón. Ese proceso no se decantó de un día para otro, sino que se fue perfilando conforme a las implicaciones sociales y políticas de las resoluciones y acciones del nuevo gobierno. El tipo de alianza que Perón había demostrado establecer con los trabajadores cuestionaba la labor política del PS como el tradicional defensor de los intereses de esos sectores. Sin embargo, la lectura de los socialistas sobre los resultados electorales no pareció recoger el significado que tendría la victoria en las urnas del movimiento que encabezaba Perón para su futuro político. En el primer comunicado oficial del PS tras las elecciones de febrero, dicha agrupación reconoció que había sido derrotada legalmente y que tal circunstancia no le condicionaba a "... consagrarse por entero a su tarea específica de partido de la clase trabajadora". [22]

Los dirigentes socialistas evaluaron los escasos votos de sus candidatos en función de la necesidad de un recambio generacional para potenciar la actividad del partido. El PS se pronunció por "nuevos métodos (y la) colaboración fervorosa de un admirable contingente de jóvenes, que se ha incorporado al movimiento socialista para prestarle... su entusiasmo y su decisión" [23] y reconoció a la juventud estudiantil, y a la comunidad universitaria en general, por su "lucha contra la dictuadura". Por eso, el CEN apoyó la celebración del I Congreso de Juventudes Socialistas en la provincia de Buenos Aires en mayo de 1946. [24] Las deliberaciones de esa reunión, sin embargo, no trascendieron demasiado. Asimismo, en septiembre de 1946 se organizó la "Primera Conferencia de Juventudes Socialistas de la Capital Federal", pero la presencia de representantes socialistas de España, Alemania e Italia contribuyó a que las resoluciones se enfocasen más en los problemas internacionales que en los nacionales. [25]

El XXXV Congreso se celebró en la Casa del Pueblo de Buenos Aires entre el 12 y 14 de julio de 1946. Por entonces, Perón llevaba algo más de 40 días en el poder y no hacía un mes que se había inaugurado el período de Sesiones del Congreso Nacional. La reflexión final que tuvo lugar en dicho evento recogió, más bien, el criterio general con que el partido planteó su política de enfrentamiento al gobierno militar surgido del movimiento revolucionario de 1943 y que, desde su perspectiva, continuaba con Perón. Como síntesis de las deliberaciones de la más elevada reunión partidaria, el CEN concibió a Perón "el jefe según modelos conocidos en los países totalitarios" [26] y defendió los principios de libertad, democracia y justicia social como propios del socialismo y con los que trabajaría "sobre las masas para clarificar su mente y despertar el sentimiento de libertad adormecido por la campaña oficial y las místicas sugestiones caudillistas". [27] Tales conclusiones no parecieron distanciarse demasiado de la consigna de "Libertad y Democracia contra el nazifascismo" que los socialistas defendieron durante la campaña electoral contra Perón.

Sin embargo, las resoluciones y las declaraciones políticas que se debatieron en dicho congreso dieron cuenta de la necesidad de introducir algunos cambios en el interior del partido para recuperar credibilidad en el electorado en la nueva coyuntura. Estaba en juego la propia supervivencia política del PS. En los mensajes de apertura, el CEN se pronunció por propiciar nuevas afiliaciones e incentivar la acción proselitista. [28] La apelación por incorporar nuevos miembros al partido era amplia y no iba dirigida a un sector determinado; lo fundamental estaba en la potencial capacidad electoral con la que podrían favorecer al partido para superar su desventaja respecto de las fuerzas políticas que habían logrado el gobierno y los restantes contrincantes de la oposición. No obstante, el requerimiento de nuevas incorporaciones no se conjugó con propuestas claras de apertura de nuevos elencos en la conducción partidaria, que celosamente procuraban conservar un reducido grupo de profesionales que componían el CEN, las listas de candidaturas y los puestos de responsabilidad de las publicaciones oficiales del partido. Era ése un viejo problema que los socialistas fueron incapaces de resolver a lo largo de su historia y que, en gran parte, marcó la evolución del PS –y, por qué no, los límites de la izquierda - en la política argentina. Las dificultades de promoción interna les había provocado no pocos problemas con las fuerzas gremiales vinculadas al partido a lo largo de la década del treinta, y se habían ahondado con el acercamiento de "la vieja guardia sindical" a las propuestas de Perón. Los resultados electorales evidenciaron que algo había que cambiar en la dinámica partidaria. En ese sentido, el XXXV Congreso autorizó al CEN a actualizar la Carta Orgánica y el programa del partido, una vez encauzada la reorganización interna, pero "desestimando cualquier alteración a la declaración de principios". [29] Con esa perspectiva, en dicha reunión se dio prioridad al estudio de los "problemas argentinos", cuyos resultados serían la base sobre la que trabajaría posteriormente el CEN para la actualización del programa y para la formulación de las plataformas nacionales, provinciales y municipales de cara a futuras confrontaciones electorales.

La comparación de las formas de conducción de la política argentina con los modelos totalitarios de la Europa de entreguerras marcó los rasgos distintivos de las denuncias de la oposición socialista. Desde esa lectura, sus dirigentes acusaron al gobierno de tener un "plan persecutorio" contra los funcionarios democráticos; de conducir un proceso de centralización económica relacionado con una desfavorable política de nacionalizaciones de las empresas de servicios públicos; de coartar la independencia del movimiento sindical; [30] de acrecentar los gastos militares y de tolerar exigencias clericales. Las consecuencias directas de la "política demagógica del gobierno militar", decían, afectaban los intereses de los sectores populares que el PS defendía y sobre los que elaboraba proyectos y posibles soluciones. Por eso, culpaban al gobierno de descontrolar los precios que regulaban el mercado interno y de provocar "la carestía de vida". En el desesperado esfuerzo de mantenerse en el debate político, los socialistas reclamaron al nuevo gobierno cuestiones precisas que conjugaban exigencias congruentes con su visión de la coyuntura política, [31] con principios históricos defendidos por el partido [32] y, por último, con el sentido internacionalista que generalmente no faltaron en sus propuestas. [33]

Aunque ajustadas a la crítica que el PS desarrolló durante la frenética y virulenta coyuntura política de 1945 [34] y a lo largo de la campaña electoral contra Perón, y con el reconocimiento de que debían hacer frente a la inesperada pérdida de votos, las declaraciones del XXXV Congreso sentaron las directrices político-ideológicas sobre las que trabajaría el partido para oponerse al peronismo. Los dirigentes socialistas asumieron las limitaciones en el juego político que suponía la falta de representación parlamentaria y, debido a ello, procuraron encuadrar la tarea opositora hacia el gobierno peronista a través de procedimientos alternativos. En ese sentido, el PS tenía ciertas ventajas válidas para rentabilizar políticamente, a pesar de su desfavorable situación en términos de competencia partidaria que había provocado la contundente derrota en los comicios de 1946. La trayectoria y el trabajo del partido en la política argentina desde finales del siglo XIX, y su contribución al proceso de consolidación de un sistema de gobierno representativo y con garantías democráticas, disfrutaban de un consenso reconocido entre los formadores de opinión. Difícilmente podía ser soslayado el papel del PS como una de las principales fuerzas de la historia política del país, con una reconocida y perseverante actuación en el Parlamento y en el Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires. La continuidad de La Vanguardia como publicación periódica partidaria desde 1905 - excepcionalmente interrumpida durante determinados períodos - , [35] y su crítica al gobierno, convertían a la opinión de los dirigentes socialistas, y de los intelectuales vinculados al partido, en espacios de atención tanto para la información y reflexión de la prensa de tirada nacional como para la construcción de discursos políticos alternativos y contestatarios que irían configurando los signos de identidad de la prédica antiperonista.

Durante los últimos meses de 1946 y los primeros de 1947, el PS diseñ=F3 una estrategia de oposición que se centró en dos frentes: por un lado, frecuentes reuniones en los centros y en actos públicos del partido, fundamentalmente en aquellos lugares que en el pasado garantizaron electores, como era el caso de la Capital Federal y varios municipios de la provincia de Buenos Aires; por otro, la edición y la opinión crítica al gobierno desde La Vanguardia. Los socialistas pretendieron recuperar la actividad proselitista y potenciar la opinión opositora del partido acercándose a los centros de reunión de los afiliados y allegados al partido. [36] Una vez finalizado el XXXV Congreso, la Junta Ejecutiva del PS aprobó un plan de acción política para dar a conocer aquellas iniciativas que hubieran preocupado a los representantes socialistas en el Parlamento y debatir los problemas de interés público que se planteaban en ese ámbito. Las autoridades del partido aconsejaron la realización mensual de reuniones en los centros socialistas, que denominaron "Tribuna Parlamentaria Socialista", en las que participaron destacados dirigentes. En los actos públicos, los oradores socialistas divulgaron aquellas temáticas que eran motivo de preocupación y análisis para el partido, [37] y criticaron las disposiciones y propuestas legislativas gubernamentales. Tanto las reuniones en los centros del partido como los actos públicos organizados por los socialistas estaban relacionados con la necesidad de recuperar los votos perdidos, por lo que no faltaron, en algunos casos, bailes y comidas de camaradería una vez finalizadas las reuniones. [38]

Las condenas públicas a la política gubernamental constituyeron el aspecto más severo de la crítica opositora de los socialistas en el período. Las mismas se acoplaron a las directivas señaladas por las autoridades del partido, sin cuestionar las propias bases programáticas, y haciéndose eco del clima de opinión que trasmitían los debates parlamentarios. Denunciaron la operación de compra de los servicios telefónicos por el Estado a una compañía norteamericana; [39] cuestionaron el "Plan Quinquenal" del gobierno; condenaron la enseñanza religiosa, [40] la derogación de las elecciones municipales de la provincia de Buenos Aires, [41] la política oficial en materia agraria en defensa de la libre comercialización de las cosechas, [42] y calificaron los gastos públicos del gobierno como la causa principal del "desorden existente en el abastecimiento de la población y la creciente carestía de la vida". [43] Las agresiones a los manifestantes de los actos socialistas constituyeron otro conjunto de acusaciones al gobierno, [44] convirtiendo al PS en el partido más sacrificado de la oposición de cara a la opinión pública. Sin embargo, a los dirigentes socialistas les preocupaba especialmente la política gubernamental en materia gremial, ya que el respaldo de los trabajadores a Perón había provocado consecuencias directas en la pérdida de influencia del PS entre ese sector del electorado. En junio de 1947 se llevó a cabo una conferencia de gremialistas socialistas. Criticaron la injerencia del gobierno en los conflictos sindicales, pero sus conclusiones no avanzaron más allá de pronunciamientos por la libertad de los gremios, que creían limitada por las finalidades totalitarias de la política sindical peronista.

La clausura de La Vanguardia y el PS en los comicios de marzo de 1948

La opinión periodística de La Vanguardia constituyó la crítica más áspera que tuvo Perón desde que asumió la presidencia. Desde su reaparición en enero de 1945, el semanario socialista estaba bajo la dirección de Américo Ghioldi y su lectura comprometió a los afiliados y allegados al partido, con una amplia aceptación entre cierto grupo de profesionales, estudiantes y, en general, un público que se declaraba defensor de los principios democráticos y progresistas que marcaba la época. [45] La crítica a Perón, su esposa Eva y a destacados miembros del equipo gubernamental fue progresivamente más estridente a través de sus editoriales, comentarios, informaciones y caricaturas de José A. Ginzo, alias "Tristán". La aguda opinión de La Vanguardia se enmarcó en la estrategia de oposición que elaboró el PS como alternativa más idónea a su falta de representación institucional. Las molestias del gobierno ante la crítica ruidosa del semanario socialista se expresaron mediante frecuentes visitas de inspectores municipales, judiciales y de hacienda a los talleres de la imprenta para encontrar alguna irregularidad que se pudiese ajustar a cualquier disposición legal para declarar el cierre del semanario. Tanto las condiciones de las instalaciones como la adaptación a las reglamentaciones administrativas no justificaron su clausura. No faltaron detenciones temporales de su director por acusaciones de desacato a la autoridad, [46] incidentes frente a los talleres, [47] o el secuestro de alguna de las ediciones de la publicación socialista. [48]

Las objeciones de los diferentes organismos de opinión pública a las disposiciones adoptadas por el gobierno referentes a la importación del papel de diario y a las iniciativas legislativas lesivas a la libertad de prensa se sucedieron desde mediados de 1947 y alcanzaron su punto culminante en el mes de agosto. Por entonces, La Prensa, que mantuvo una línea contraria desde los orígenes del movimiento peronista, se embarcó en una campaña de publicación de los análisis y los comentarios de diferentes órganos y colectivos de opinión para gestionar la derogación de las medidas restrictivas a la libre información. [49] El clima se agudizó a raíz del decreto presidencial de intimidación al cierre del semanario Provincias Unidas. [50] El gobierno aspiraba a dar un golpe de mayor alcance a la prensa opositora que le molestaba y aprovechó el motivo de la clausura del periódico de los sectores renovadores e "intransigentes" del radicalismo para trasmitir un comunicado oficial por la Red Argentina de Radiodifusión a raíz de unos comentarios aparecidos en la prensa socialista sobre el viaje a Italia de Eva Perón.[51]

El turno le había llegado al portavoz del PS. El 27 de agosto, por orden de la Dirección General de la Policía Municipal de la ciudad de Buenos Aires, se clausuró la imprenta de La Vanguardia. El informe oficial alegó inconvenientes por la carga y descarga del papel, "las molestias que deben soportar los vecinos que se ven obligados a tolerar ruidos que se producen muchas veces en horas de la noche", y la falta de una sala de primeros auxilios debidamente instalada. [52] El CEN protestó por el cierre de los talleres de La Vanguardia y denunció el suceso como "un nuevo atentado a la libertad constitucional de imprenta y... un episodio definitivo del proceso encaminado a destruir los derechos democráticos fundamentales". [53] Los contenidos de la crítica de los socialistas se endurecieron tras el incidente con La Vanguardia. Lo singular del caso es que tales contenidos pasaron a formar parte de las alocuciones más aguerridas que podía pronunciar cualquier antiperonista, aun con el paso de los años. Se imputaban al oficialismo métodos prepotentes, propios de los sistemas totalitarios, para cercenar las libertades y derechos esenciales para el ejercicio de la democracia. Achacaban al gobierno de haberse

"convertido en una máquina de propaganda, destinada a endiosar a la pareja presidencial (con el fin de) preparar las elecciones de marzo y a ganarlas para su imposible partido - que no termina de organizarse - y para asegurarse los dos tercios de la Cámara. Para ello (decían) tendremos de nuevo promesas copiosas, aguinaldos dobles, pan dulce, sidra, juguetes, dinero distribuido a la marchanta (sic), discursos sobre los 'derechos del trabajador' y nuevos anuncios de independencia económica, justicia social y regeneración política y administrativa... y el consejo de 'casa al trabajo y del trabajo a casa' termina por advertirles la política de sumisión y servilismo a que se los quiere condenar". [54]

La Vanguardia, pese a su clausura, continuó saliendo clandestinamente. [55] Se componían y editaban escasas tiradas, con aportes extraordinarios de afiliados y simpatizantes, [56] en talleres de las afueras de Buenos Aires y se trasladaban cautelosamente en coches a la ciudad capital para burlar la intimidación policial y distribuirse, generalmente de mano en mano, entre sus más fieles lectores. La edición clandestina de La Vanguardia pareció tener, sin embargo, cierta permisividad, de lo contrario el CEN no la hubiese defendido públicamente ante la aparición de falsas publicaciones que procuraban imitar al semanario del partido. [57]

Como se ha mencionado oportunamente, a la clausura de La Vanguardia se sucedieron otros cierres de publicaciones opositoras a lo largo de 1947. Para el PS, tales restricciones a la libertad de expresión contra del gobierno peronista conformaron los argumentos esenciales para diseñar la confrontación política de cara a las elecciones de renovación de miembros de la Cámara de Diputados y de autoridades municipales. Las mismas se celebrarían en marzo de 1948 y constituían una oportunidad del partido para orientar estrategias en la búsqueda de votos necesarios para obtener alguna representación institucional y aligerar sus condicionamientos en términos de competencia como oposición política. "El clima está hecho para que los socialistas vayan al Congreso", comentaba uno de las editoriales de La Vanguardia clandestina en vísperas de la celebración de los comicios. [58]

La estrategia electoral decidida por los socialistas para los comicios de marzo de 1948 produjo desacuerdos en el interior de la organización partidaria. Algunos dirigentes cuestionaron algunas comunicaciones oficiales del partido contrarias al gobierno peronista y las formas de articular la oposición. A comienzos de diciembre de 1947 se reunió el Consejo Nacional para oficializar las listas de candidatos y organizar la campaña electoral, que se inició a mediados de enero de 1948. [59] Se resolvió presentar candidatos propios, sin aceptar acuerdos con otros partidos contra el oficialismo. Esta resolución negó los rumores sobre la preparación de un "Frente Democrático Unido" de cara a las elecciones, integrado por la UCR, el Partido Demócrata Progresista y el PS. [60] Tales rumores comprometieron a destacados dirigentes del partido. De hecho, Alfredo Palacios, influyente dirigente socialista desde los comienzos de la agrupación política, había hecho pública una propuesta al CEN para votar a los candidatos de la UCR. Aunque Palacios había renunciado a su cargo como miembro del CEN por desavenencias internas un año antes, [61] y sus relaciones con el partido habían sido históricamente desafiantes, su opinión y su trayectoria política gozaban de resonancia pública y eran atendidas por las autoridades socialistas para la elaboración de acciones y actitudes partidarias. Palacios fundamentó el apoyo a los radicales en las supuestas posibilidades que tenía la unión de la oposición para derrotar al peronismo y paralizar el proyecto gubernamental de reforma constitucional proyectada por el gobierno. El propósito de reforma ya había sido presentado en la Cámara de Diputados y Palacios prevenía sobre las posibilidades de reelección de Perón como presidente. [62] El CEN rechazó la oferta electoral del viejo dirigente socialista, ya que creía que "la posición del radicalismo no es... una prenda segura de oposición orgánica e indeclinable", [63] pero evitó provocar conflictos internos con la decisión. Aunque su moción de unidad electoral de la oposición al oficialismo tuvo el apoyo de parte de otros veteranos dirigentes del partido, [64] Palacios renunció a su candidatura por la Capital Federal. Las discrepancias entre los socialistas terminaron manifestándose en las votaciones internas para la elaboración de las listas de candidatos del partido. Por primera vez desde la presentación del PS en las elecciones nacionales, Enrique Dickmann no era reelegido como candidato a diputado. En su apoyo, Nicolás Repetto también renunció a su candidatura como diputado por la Capital Federal. ¿La solución del PS estaba, acaso, en la depuración de la más genuina y vieja generación de líderes socialistas? En cualquier caso, tanto los más viejos dirigentes como quienes aconsejaban el relevo generacional en la conducción del socialismo comenzaban a admitir que el peronismo estaba propiciando cambios impredecibles en la vida política argentina. Repetto justificó su decisión porque "... todo parece indicar que se inicia un nuevo período histórico... ". [65]Américo Ghioldi, por su parte, entendió que el desplazamiento de Dickmann de las listas de candidatos respondía a que "la revolución de junio, por explotación demagógica, se ha lanzado al grito de renovación de hombres y cosas". [66]

Los socialistas logran representación y anuncian reformas para la organización y la labor política del partido

El esfuerzo propagandístico en la campaña electoral para mejorar los resultados había sido enorme [67] y el número de votos al PS en los comicios del 7 de marzo para la renovación de diputados nacionales había aumentado un 10% con respecto a 1946. [68] Pero, una vez más, no fueron suficientes para que los socialistas entraran en el Parlamento. El balance de la campaña electoral elaborado por la Comisión Electoral Nacional del PS advirtió sobre la conveniencia de introducir nuevos métodos en la organización proselitista para obtener rentabilidad, en términos de votos, en futuras campañas. Si bien convinieron que la prensa del partido era fundamental para acercar a los afiliados y valoraron la iniciativa de las "imprentas caseras" para activar la campaña, también rescataron la utilización de pintadas de cal en paredes con leyendas partidarias, porque era "más barato y menos cansador (sic) que pegar afiches". Mediante esa propuesta reconocían como válidos aquellos métodos de propaganda política que había logrado sacar partido el peronismo. Fueron aún más lejos y propusieron descentralizar las funciones organizativas de las campañas electorales, que hasta el momento estaban bajo la dirección única de la Federación de la Capital Federal del PS. La futura incorporación de las mujeres al padrón electoral por la inminente sanción del derecho al voto femenino y la adaptación a nuevas tácticas de propaganda política eran indicios de que el PS necesitaba ajustarse a las normas que exigía la práctica política y a diferentes procedimientos proselitistas para conseguir seguidores. Las cuestiones planteadas por los coordinadores de la campaña electoral de 1948 propiciarían un debate en el próximo congreso nacional del partido sobre las formas más convenientes para llegar al electorado.

Los resultados de las elecciones comunales celebradas una semana después - el 14 de marzo - en la provincia de Buenos Aires fueron más alentadores. La normalidad de la vida municipal era una de las peticiones más reiteradas del socialismo, ya que el partido tenía, tradicionalmente, más posibilidades de obtener representación política en aquellos espacios donde se disputaba el poder local. Sin embargo, como se señaló oportunamente, la Capital Federal quedó fuera de la convocatoria para la elección de autoridades municipales, siendo ésa una de las principales exigencias electorales del PS. [69] En los años veinte, los socialistas habían accedido al control del gobierno comunal de Mar del Plata, ciudad balnearia de la provincia de Buenos Aires. Teodoro Bronzini había logrado mantenerse como intendente de esa ciudad hasta finalizar la década. [70] El control del gobierno municipal de Mar del Plata por los socialistas era una circunstancia bastante excepcional en el panorama del PS en el resto del país, debido, en parte, al poder de las relaciones personales como vínculo de incorporación al partido.[71] Por los resultados de las elecciones municipales de marzo de 1948, los socialistas volvieron a tener representación en el poder municipal con seis concejales y tres consejeros escolares. [72] También obtuvieron concejales en otras comunas bonaerenses como Baradero, Lobería, Bahía Blanca y Cuatro de Junio. Pero lo más favorable para el PS fue que los sufragios de General Pueyrredón - unidad administrativa local a la que pertenecía el municipio de Mar del Plata - , sumados a los restantes obtenidos en las otras comunas bonaereneses, posibilitaron que Bronzini fuese diputado de la provincia de Buenos Aires. Con él, el PS logró la máxima representación institucional en el gobierno presidido por Perón.

Bronzini y su labor en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires se convirtieron en centro de atención para el PS en su intento de recuperar seguidores. Desde el cierre de La Vanguardia, el partido carecía de un órgano de difusión doctrinaria. Era ésa una cuestión preocupante para la dirigencia socialista, ya que el periódico era, desde su fundación, un elemento clave para las actividades proselitistas y programáticas del partido. La elección de Bronzini como diputado provincial reactivó a las fuerzas socialistas y alentó a lanzar una nueva publicación. El 1 de mayo de 1948 apareció El Socialista "como órgano oficial y público del PS". Lejos de procurar reemplazar a La Vanguardia, con la nueva publicación se pretendió mantener informado a los afiliados y seguidores del PS de las actividades de la agrupación y de los análisis políticos de los dirigentes socialistas y de sus contemporáneos europeos y americanos. Con una periodicidad quincenal, El Socialista presentó la labor política de Bronzini en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires como la más ponderada y ejemplar acción de oposición socialista a la administración peronista y el margen de confianza para mejorar en las futuras convocatorias electorales. [73]

El PS procuró sacar la máxima rentabilidad política de la representación de Bronzini y de los demás socialistas en las comunas bonaerenses, por lo que las autoridades del partido decidieron celebrar su XXXVI Congreso Ordinario en Mar del Plata. La fecha de su celebración se fijó, en un principio, para el 27 y 28 de mayo; mientras que el 29 y 30 tendría lugar el congreso extraordinario para redactar una nueva Carta Orgánica, el programa y los estatutos del partido. [74] Finalmente, la reunión del XXXVI Congreso ordinario y el extraordinario se desplazó para un mes después. La idea de que el PS "debía combatir al fascismo que se había apoderado del país" pervivió en las declaraciones; no obstante, los debates y las declaraciones que tuvieron lugar en el congreso de 1948 dieron cuenta de interesantes reflexiones e intenciones partidarias. Por un lado, por parte de las máximas autoridades hubo un reconocimiento explícito de que el socialismo debía llevar a cabo algunos cambios si quería adaptarse a las nuevas pautas de la competencia político-partidista. Por otro lado, si bien se tomaron ciertas medidas de orden organizativo para superar los obstáculos que condicionaban la representación socialista en las instituciones, las proposiciones de los dirigentes no ocultaron actitudes políticas de resignación, impotencia, indecisión, y hasta de dispersión ideológica.

El propio informe del CEN para debatir en el congreso, firmado por su secretario general, Juan A. Solari, señalaba como principales "deberes socialistas" el perfeccionamiento de los medios de organización y de trabajo y la necesidad primordial y perentoria de aumentar el número de afiliados. Asimismo, en el discurso de inauguración del congreso, Bronzini alegó, como presidente de dicha reunión, que el problema de los socialistas era "un problema de organización" y que había que "asimilar hombres nuevos que trabajen al lado de los viejos militantes". [75] E. Dickmann, por su parte, fue el encargado de elaborar las conclusiones de la comisión de asuntos gremiales y dio cuenta tanto del estado de incertidumbre para proyectar las prácticas políticas más convenientes como del reconocimiento de los errores del partido en referencia al problema gremial. En su discurso reconoció la impotencia frente al debate político sobre el tema y justificó las dificultades del socialismo para generar la conciencia obrera en la necesidad de superar las elaboraciones teóricas del partido y de saber qué hacer con "un movimiento gremial heterogéneo". [76] La vacilación sobre la mejor actitud que debían tomar sobre el movimiento obrero se reflejó en la recomendación de Dickmann: "... que cada uno actúe según el medio y lo que dicte su conciencia...". [77] Era ésa la más explícita declaración que, desde el triunfo del peronismo, había pronunciado uno de los más respetados y veteranos dirigentes socialistas, dando cuenta del declive del PS como referente político de un amplio sector de los argentinos.

En términos generales, las propuestas socialistas del XXXVI Congreso no se apartaron de las emitidas en la reunión general de 1946. Proclamaron una política sindical libre de lo que denominaban "la sujeción totalitaria", apoyaron la acción femenina - ya que era un hecho la participación de la mujer en la próxima convocatoria electoral - y denunciaron la intromisión del clero en la vida nacional. También defendieron los derechos de los agricultores a la libre circulación de sus cosechas y ratificaron las críticas al gobierno en materia económica. Objetaron, asimismo, el proyecto de reforma constitucional, argumentando la intención de Perón de renovar su mandato por un nuevo período presidencial y denunciaron la injerencia gubernativa en los medios de información y propaganda.

El Congreso Extraordinario del PS, celebrado el 29 y 30 de junio de 1948, se convocó con la finalidad de redactar una nueva Carta Orgánica y de reformar el programa. Las declaraciones en ese sentido no eran nuevas. Ya en el congreso del partido de 1946 se habían formulado pronunciamientos sobre la necesidad de reestructurar la organización del partido y reconsiderar varias de las cuestiones programáticas. Entonces, se había pedido a los centros y federaciones socialistas la presentación de propuestas para que el CEN elaborase un informe de proyecto de reforma de la Carta Orgánica para debatir en la reunión general del partido de 1948. Al calor de las reformas proyectadas y el debate interno suscitado, las autoridades socialistas aceptaron que si el partido quería proseguir en la contienda política y reafirmarse en el panorama político nacional con un número de votantes que garantizara cuotas de representación institucional del partido, debía realizar transformaciones en la organización, de los elencos dirigentes y de sus programas. Era, tal vez, uno de los más serios planteamientos de supervivencia política que el PS se había hecho desde su fundación.

Los nuevos aspectos de la Carta Orgánica tendieron a agilizar tanto la acción política como la organización interna del partido, en función de la merma de votos y de afiliados desde el triunfo del peronismo. Desde entonces, se aceptó que fueran 10 - en lugar de 15 - los afiliados necesarios para abrir centros socialistas en las provincias. Se redactaron nuevas normativas referentes a la composición de órganos directivos: el CEN se amplió a 17 miembros y 8 suplentes, elegidos por voto directo por un período de dos años y con el requisito de tener una antigüedad de cuatro años de afiliación. Aquellos afiliados que formaran parte de las Juntas Ejecutivas de Distrito no podían ejercer funciones en el Comité. Quedaron suprimidos aspectos tales como la condición de poseer la nacionalidad argentina para formar parte del CEN o la posibilidad de la reelección de los miembros. Asimismo, para abrir espacios de debate entre los elementos más jóvenes del partido, se aprobó la incorporación de algún miembro de la juventud al Consejo Nacional. Como síntoma de la necesaria e inmediata incorporación de nuevas generaciones de afiliados, se redujo a 22 años, en vez de 25, la edad de admisión de jóvenes al partido.

La proclamación de candidaturas generó un interesante debate acerca de la posibilidad de autorizar el nombramiento de no afiliados al partido para las elecciones municipales. Aunque finalmente esa propuesta no cuajó, dejó constancia del interés de un sector del PS por desligarse de los férreos condicionamientos burocráticos y de extender las inquietudes del partido a la sociedad para obtener mejores resultados electorales. Relacionadas con esta idea, se aprobaron disposiciones para impulsar a los grupos femeninos, gremialistas y de la juventud a insertarse en medios culturales, deportivos y de esparcimiento para encauzar actividades útiles que difundieran las ideas socialistas. Hasta entonces, la creación de organismos al servicio de la cultura eran atribuciones propias de las autoridades del partido. [78] ¿Significaba esta iniciativa aceptar como idóneos los mecanismos políticos que el peronismo utilizaba para lograr el apoyo de amplios sectores de la sociedad civil? Las expresiones de cambio organizativo contemplaron, asimismo, la descentralización de determinadas decisiones del partido. Así, por ejemplo, se facultó a las Juntas Ejecutivas de Distrito para opinar sobre aspectos y circunstancias que pudiesen interesar al partido para elaborar demandas e integrar listas de candidatos con afiliados que destacasen en los centros de la agrupación. [79] Por último, se levantaron ciertas restricciones que condicionaban la afiliación al PS. Desde los tiempos de su fundación, los estatutos del partido no permitían la incorporación de personas que se batieran a duelo (la separación de A. Palacios del partido en 1915 había demostrado el cumplimiento de esta medida) o aceptaran ser padrinos en las llamadas cuestiones de honor, o que se ocupasen profesional o comercialmente en los juegos de azar. Los afiliados tampoco podían contraer matrimonio religioso. [80] El levantamiento de esas imposiciones no sólo hay que evaluarlo conforme a las intenciones del PS por adaptarse a los nuevos mecanismos de la pugna interpartidaria, sino también por evitar el sectarismo y modernizar su estructura organizativa para contactar con la sociedad civil.

Fuera del debate interno y de la elaboración de ciertas líneas de proyecto partidario, quedó pendiente la reforma del programa del PS. Decidieron no ocuparse de ello "... por las circunstancias del país... que no permiten afrontar esa tarea en las condiciones más propicias...". [81] Finalmente, el CEN designó una comisión especial para preparar y actualizar el programa del partido, cuya opinión se sometería a un nuevo congreso extraordinario. La falta de reelaboración programática obedecía a cierta dispersión ideológica y a una general indecisión sobre qué contenidos priorizar en el nuevo programa que les permitiesen reencontrarse con un electorado que se resignaban a perder. Por eso, los delegados pidieron al CEN la publicación regular, hasta el próximo congreso del partido, de una revista, periódico, o boletín que contuviese tanto los programas de partidos socialistas extranjeros como los proyectos remitidos por las federaciones, centros, o simples afiliados. [82]

El PS frente a la reforma constitucional de 1949: la justificación de la abstención electoral

Desde que el gobierno había anunciado públicamente su intención de reformar la Constitución Nacional, los socialistas se definieron en contra. [83] Los pronunciamientos iniciales del PS se reafirmaron y se cristalizaron en decididas acciones políticas cuando los objetivos gubernamentales se transformaron en un declarado proyecto parlamentario y fue evidente el propósito de asegurar la reelección de Perón. A mediados de septiembre de 1948, ya se sabía que el 5 de diciembre se elegirían los diputados que participarían en la Convención reformadora y que dicho acto electoral serviría, asimismo, para votar por algunas nuevas autoridades provinciales, legislativas y comunales. Desde un comienzo, el partido expresó su oposición a la reforma de la Constitución a través de la celebración de diversos actos en la Casa del Pueblo, que se extendieron durante los meses de agosto y septiembre de 1948. Las reuniones y los debates se organizaron bajo un conocido lema de definición socialista: "Contra la reforma fascista de la Constitución". Los socialistas no se oponían a una reforma constitucional, siempre y cuando la misma se hiciese conforme al desarrollo de ideas y a la adaptación de otras realidades nacionales. Sin embargo, justificaron su negativa y descalificación a la reforma peronista con los conocidos argumentos y denuncias que, desde antes de 1946, fueron construyendo los pilares de la crítica socialista. Considerada como un elemento adicional de la presión totalitaria que asolaba al país, para los socialistas, la reforma violaba principios básicos de igualdad y libertad que inspiraba la Constitución vigente desde 1853.

Conforme a las disposiciones del último congreso del PS, el CEN convocó al Consejo Nacional para decidir qué actitud política seguir respecto a la reforma y a la convocatoria de elecciones constituyentes. En octubre de 1948, "los afiliados de larga actuación" que integraban el Consejo resolvieron no presentar candidatos a las elecciones del 5 de diciembre y se pronunciaron por la "abstención activa". Esta actitud significaba, en términos de praxis política, no abandonar la lucha opositora, sino intensificar la campaña de repudio a la reforma y concurrir a los comicios votando en blanco o con un lema. [84]La abstención, a pesar de ser una resolución discordante con la tradición política socialista, se justificó en razones tácticas para "no prestarse al juego fascista del gobierno" y "asegurar la eficacia de la lucha frente a un régimen que cierra los caminos de la libertad democrática". [85] Según la lectura socialista, el gobierno no quería una nueva Carta Magna, sino "una Constitución de Perón". [86]

Días antes de que la Asamblea Constituyente comenzara sus sesiones de trabajo, el CEN elaboró una declaración [87] en la que ratificó la posición contraria de los socialistas a la reforma constitucional. En contrapartida, el PS dio publicidad a un manifiesto que contemplaba "Las Bases para una Constitución Socialista". [88] Apelando al anhelo de querer una "República democrática, laica y fundada en el trabajo", la "Constitución Socialista" procuraba la realización de ciertos principios que resumían las líneas programáticas que históricamente defendieron los socialistas. Entre ellos, el reconocimiento de los derechos humanos de libertad e igualdad, de las minorías, de los trabajadores y de las mujeres; el apoyo a una instrumentación democrática de la economía que beneficiase a la pequeña propiedad y al régimen de cooperativas; la defensa del equilibrio de los poderes del Estado; la separación entre éste y la Iglesia y la negativa a que las fuerzas armadas participaran en la vida política del país. [89]

Con todo, la decisión política de oposición a la reforma reabrió un nuevo capítulo de posiciones enfrentadas en el interior del PS. La decisión del CEN de votar en blanco desató el cuestionamiento público a la orientación oficial del partido por parte de algunos afiliados con cargos intermedios en la organización, pero con limitadas compensaciones de promoción en los cargos de máxima responsabilidad. El grupo de socialistas disidentes presionó a la dirección del partido elevando sus propuestas al Consejo Nacional. En ellas sugirieron, fundamentalmente, dos cosas: una mejor predisposición analítica sobre el fenómeno peronista y ciertas políticas de apoyo al gobierno tendentes a superar las acciones de oposición recurrente sobre los mismos principios que, en definitiva, no sacaban al socialismo de su estado de decadencia política. La discrepancia era manifiesta, ya que editaron una publicación - llamada Unidad Socialista - para polemizar acerca de las declaraciones y acciones oficiales del PS. La actitud del grupo preocupaba especialmente a los dirigentes, porque sospechaban que detrás de la estrategia de los disidentes existían planes gubernamentales para deshacerse de la enconada oposición socialista. Las sospechas eran fundadas, ya que los periódicos peronistas publicaban las actividades y juicios de esos socialistas disidentes. Entre ellos figuraba Alfredo López, a quien se le acusó de haber entablado conversaciones con el gobierno al margen de las disposiciones partidarias. Meses antes, en el seno de la comisión nacional de coordinación gremial socialista, se había manifestado por cambiar la dirección del partido y colaborar con la política peronista. En la misma línea, había exteriorizado sus diferencias Carlos María Bravo ante la comisión de administración de un centro socialista de la provincia de Buenos Aires (de Vicente López): acusó a los dirigentes del partido de no interpretar la realidad social y política de la Argentina. La decisión de no concurrir a las elecciones alejaba al partido por completo de la clase obrera y, para él, la solución estaba en alternar la dirección del partido. José Oriente Cavalieri fue un tercer afiliado que expresó, mediante una nota a El Socialista, la preocupación por que el partido se acercara y apoyase al gobierno peronista. El CEN se reunió especialmente a finales de 1948 [90] para tratar la situación de esos afiliados. Fueron acusados de colaboracionistas con el gobierno y de desprestigiar al partido. La dirigencia no vaciló en aplicar la disciplina socialista y resolvió expulsar a los tres. A pesar de la medida tomada por el CEN, la necesidad de abrir el debate en las filas del PS para entender por qué un amplio sector de la ciudadanía argentina seguía al peronismo comprometió a los afiliados de más alto rango en las estructuras del partido. Las diferencias sobre la mejor actitud que podría asumir el PS hacia el peronismo, manifestadas desde 1946, ahondaron en el interior del partido. Las discrepancias se pusieron al descubierto, de manera especial, en la reunión general de 1950.

La disidencia ideológica en el interior del partido: González vs. Ghioldi

La celebración del XXXVII Congreso Nacional gozó de especial expectación en las filas partidarias, por dos circunstancias. Primero, porque mediría el grado de éxito o de fracaso de las medidas propuestas en la reunión anterior. Segundo, porque en él se decidirían las principales líneas de acción del partido de cara a la próxima confrontación electoral general que se realizaría a comienzos de 1952. [91] En definitiva, ambos elementos eran de suficiente peso para el diseño de una estrategia de oposición que, al menos, pudiera elevar la escasa representación del partido en las instituciones. En el período abierto con la reforma constitucional se endurecieron los mecanismos oficiales de acoso a las actividades de la oposición. [92] Pero, además, en los meses posteriores a la reforma, ningún partido emprendió una definida estrategia contra las acciones del oficialismo. Iniciada en 1950, esta situación comenzó a cambiar y los partidos políticos opuestos al peronismo comenzaron a activar sus fuerzas y a perfilar propuestas y prácticas específicas de cara a la coyuntura abierta para las próximas elecciones generales.

El PS, consecuente con la idea de difundir sus principios y acercar la información a sus afiliados y seguidores, emprendió a mediados de 1950 una nueva empresa periodística. Ante las dificultades para seguir publicando el hasta entonces órgano oficial del partido, El Socialista, comenzó a editar Nuevas Bases, [93] bajo la dirección de A. Ghioldi. Paralelamente al lanzamiento de la nueva publicación socialista, el CEN convocó a los centros del partido a la celebración de un nuevo congreso en octubre de 1950. [94] La asamblea ordinaria se celebró el 1 y 2 de noviembre, y la extraordinaria en los dos días siguientes.[95] Esta última fue escenario de un interesante debate que dividió las opiniones de ciertos dirigentes socialistas sobre el rumbo que debía seguir el partido.

En la reunión general del partido se trazaron las líneas rectoras de la campaña proselitista del PS en 1951, de cara a la contienda electoral. Los miembros de la comisión de propaganda defendieron la necesidad de conocer y de difundir la realidad del país a través de datos estadísticos fidedignos. Para la "campaña de esclarecimiento", se pronunciaron por el método de difusión individual como el más conveniente en esas circunstancias. Dispusieron que cada centro socialista expandiera su radio de influencia y que cada afiliado multiplicase su tarea. La organización del partido debía mantener los cuadros de militantes activos, difundir periódicos e impresos de propaganda y "las ideas socialistas entre los sectores obreros y sectores populares".[96] De una u otra manera, había que "movilizar nuevas conciencias e iluminar las mentes hoy adormecidas o engañadas".[97] Para divulgar las propuestas del partido entre los sectores trabajadores, en el congreso se elaboró especialmente un "Plan de Acción para la Clase Trabajadora", que recogió los aspectos centrales que los socialistas defendieron contra la política peronista. [98]

El Congreso Extraordinario de 1950 se reunió para discutir el programa del partido. El debate se centró en dos proyectos ideológicamente divergentes en el seno de la dirigencia partidaria. Nuevas Bases publicó, entre sus notas bibliográficas, la aparición de un libro de Julio V. González que se titulaba La oportunidad del Partido Socialista escasos meses antes de la programada reunión. [99] Julio V. González era uno de los más jóvenes integrantes del CEN, en el que era vocal. Había participado en el movimiento de la reforma estudiantil de 1918 y se había incorporado al PS después de 1930 para luchar contra el régimen militar. Por su experiencia política y encuadramiento generacional se distanciaba de los viejos conductores del partido, como Repetto, Dickmann, o incluso de los menos veteranos, como era el caso de Ghioldi. La propuesta de González conformó la moción minoritaria de la reunión. Sin embargo, la misma constituyó el intento hasta ese momento más elaborado, y con pretensiones de debatirse públicamente y en el ámbito partidario, formulado por un integrante del grupo dirigente del socialismo argentino en el afán por entender por qué había sido el peronismo, y no el PS, el que había logrado movilizar políticamente a los sectores trabajadores argentinos. Planteadas desde esa perspectiva, las proposiciones de González procuraron encarrilar alternativas programáticas para evitar la desaparición política del socialismo en la Argentina. Sus intenciones, si bien se exteriorizaron en esa asamblea del partido, ya se habían manifestado en publicaciones socialistas con anterioridad. En concreto, en septiembre de 1948 y como resultado de la ya señalada indecisión general sobre la redacción del nuevo programa que se había puesto de manifiesto en el congreso del partido celebrado meses antes, González publicó dos artículos acerca del tema en El Socialista. En ellos reflexionó sobre los propósitos del partido desde su fundación y sobre la posibilidad de reformular los objetivos programáticos. [10]

Para González, la discusión interna acerca del programa socialista propuesto en el Congreso Extraordinario significaba "tocar fondo", ya que en sí misma daba cuenta sobre las posibilidades de la propia existencia de la agrupación política. Sus ideas se fundaban en la falta de autocrítica para encontrar las causas del fracaso político inmediato y en la incapacidad para penetrar en la clase obrera y convertirse en el gran partido nacional después de cincuenta años de vida política. Su tesis contenía un replanteamiento general de las tareas y del programa socialistas. Según González, el partido se encontraba en un "punto muerto" desde comienzos de los años treinta, por estar excesivamente preocupado por las realizaciones inmediatas del "Programa Mínimo", elaborado en los momentos de su fundación. La realización de dicho programa ya no se distinguía como exclusivo de los socialistas, porque otros grupos políticos se habían adueñado de las ideas y realizado parte de sus propuestas. El PS había perdido la mira revolucionaria y se había convertido en un "partido reformista". Según su opinión, el capitalismo argentino estaba en el momento preciso de crisis para activar la etapa revolucionaria, "el programa máximo", que había propuesto Juan B. Justo. [10]

A. Ghioldi asumió la réplica, en la asamblea partidaria, de las ideas de González. Sus posturas en defensa del programa socialista fueron mayoritariamente compartidas por los miembros de la dirigencia. Para Ghioldi, el PS estaba doctrinariamente bien orientado y, en ese momento, constituía la fuerza política más avanzada de izquierda en el país. Al partido no le faltaban ideas sino militantes, ya que, según Ghioldi, no carecía de programa y sus propuestas más claras estaban expuestas en el manifiesto de finales de 1948 sobre las "Bases para la Constitución Socialista". En opinión del consolidado dirigente, las nuevas corrientes del PS no veían con claridad el problema del totalitarismo y estaban confundidas porque este último constituía un movimiento de masas, "que invocaba la justicia social y realizaba estatizaciones" (sic), aspectos centrales del programa socialista. Tampoco Ghioldi compartía la idea de González con respecto a que el capitalismo estaba a punto de caer y que la clase obrera argentina había llegado al momento de su madurez política y social. [10]

Tanto Ghioldi como González coincidían en que sus posiciones eran irreconciliables; una y otra invocaban enfrentadas orientaciones para el partido y diferentes posiciones frente al régimen peronista. González no logró reunir el apoyo suficiente entre los elencos más jóvenes del partido y fue derrotado internamente. El PS se afianzó a una línea de acción opositora sin mayores divergencias respecto de la seguida desde los comienzos del peronismo, incapaz de superar los condicionantes programáticos y teóricos [10] que acabarían socavando su existencia como uno de los referentes políticos de un amplio segmento de ciudadanos argentinos. Más allá de si se encuadraba en la línea internacionalista pro-soviética, se alineaba o no a las posturas trotskistas, o de si era la más adecuada para recobrar cierta identidad política entre determinados sectores de la sociedad, González abrió una línea de disidencia ideológica en el seno del socialismo que ahondaría en clave a las posibilidades de acción de la izquierda durante - y después de - la Argentina peronista.

Cuando el congreso socialista acababa de concluir, el PS se vio envuelto en uno de los conflictos gremiales de mayor alcance y resonancia del primer gobierno peronista. A finales de 1950, los trabajadores ferroviarios emprendieron varias huelgas por reivindicaciones de aumento de salarios. [10] Desde el comienzo del conflicto, el partido expresó su solidaridad con los huelguistas. Para los socialistas, el movimiento de los ferroviarios era consecuencia de la política inflacionista del gobierno, cuestión que reclamaba un cambio en la orientación oficial en aras de asegurar la independencia del movimiento sindical. El gobierno acabó accediendo a las reivindicaciones de los huelguistas y el PS festejó el triunfo de los ferroviarios. Sin embargo, el ánimo de exaltación por la atención de las mejoras reclamadas por los huelguistas indujo a los socialistas a proseguir la lucha por el control interno del gremio ferroviario. Fue éste un objetivo bastante inalcanzable debido al grado de unidad del sindicato mayoritario del gremio - la Unión Ferroviaria - con la Confederación General de Trabajadores (CGT), que se había convertido en la organización sectorial clave para el control del gobierno peronista sobre los trabajadores. Finalmente, el conflicto ferroviario fue utilizado por Perón para deslegitimar las acciones políticas de la oposición. El gobierno encarceló a varios trabajadores ferroviarios en huelga y a políticos implicados. Tanto gremialistas vinculados al socialismo como dirigentes del partido fueron perseguidos y encarcelados. El mantenimiento de los socialistas en la cárcel, semanas después de acabado el conflicto, proyectó la última etapa de oposición del PS al primer gobierno peronista en la defensa de sus afiliados inculpados. Según el PS, las detenciones eran un castigo premeditado de Perón a la agrupación por haber ejercido una "ejemplar política de oposición al gobierno". [10] A finales de mayo de 1951, el PS pedía la liberación de más de 200 obreros encarcelados. [10]El indulto concedido por el gobierno en junio a más de 600 personas excluyó a varios ferroviarios de militancia socialista. Entre ellos, el más destacado era Jacinto Oddone. También estaban bajo orden de detención miembros del CEN como Solari y Ghioldi. La forma en que el gobierno decantó la participación socialista en el conflicto ferroviario terminó por descalabrar electoralmente al partido. En las elecciones generales de noviembre de 1951, los votos socialistas no alcanzaron el 1% del total. A pesar de los esfuerzos, los socialistas no encontraron el rumbo adecuado para reintroducirse en las formas de pensar la política entre los sectores trabajadores durante todo el período peronista.

Conclusión

Entre el conjunto de antiperonistas, los socialistas se destacaron por una virulenta crítica que, sin duda, molestaba al gobierno. La victoria de Perón en los comicios de 1946 significó un descalabro inesperado para los socialistas, porque se quedaron sin representación institucional, cuestionando la identidad de los socialistas como defensores de los intereses de los sectores trabajadores de la Argentina. Los intentos del partido de recobrar posiciones en la arena política durante el primer gobierno peronista acabaron configurando el preludio de la decadencia de una de las principales fuerzas políticas argentinas de la primera mitad del siglo XX.

El triunfo de Perón no se correspondió con una inmediata reelaboración ideológica ni con una reformulación de los métodos de propaganda política del PS. La equiparación del peronismo con el "nazifascismo" constituyó, a lo largo del período estudiado, la base de toda la argumentación de la crítica socialista, condensando la opinión más acérrima contra el peronismo. Tenues pronunciamientos partidarios invocaron en reuniones generales la necesidad de potenciar transformaciones en el interior del partido para recobrar la credibilidad política en algunos segmentos del electorado. Si bien los cambios eran claves para garantizar la supervivencia política del PS, su dirigencia estaba preocupada por superar las desventajas que, en términos de competencia político-partidaria, provocaba la falta de representación parlamentaria. Ante esa situación, el PS no vaciló en aprovechar ciertos recursos políticos con consenso histórico y que le habían proporcionado ventajas oportunas, como la actividad proselitista y la difusión del órgano de prensa del partido, La Vanguardia. La clausura de esta publicación significó un momento clave para evaluar tanto los mecanismos utilizados por el partido para expresar la disidencia con el gobierno como los condicionamientos del socialismo para repercutir en las decisiones políticas del electorado. Por un lado, el PS endureció su crítica a Perón, haciéndola más áspera y estridente. Por otro, se aceleraron los pronunciamientos de cambio en el interior del partido para articular una oposición que garantizara la representación institucional. Pero, en general, el debate socialista se derivó en actitudes de incertidumbre sobre las iniciativas y prácticas políticas socialistas más adecuadas para la situación política. El PS estaba condicionado por el empeño de proseguir con prácticas que ya parecían desfasadas de la nueva realidad política.

La decisión de votar en blanco para la elección de constituyentes fue novedosa entre las opciones electorales históricamente defendidas por el PS y exteriorizó las disidencias de afiliados que bregaban por un acercamiento al peronismo. La prioridad por encauzar las acciones del PS sobre nuevos contenidos programáticos que superasen las dificultades electorales ahondó las diferencias de opinión de la dirigencia en el congreso de 1950. Las propuestas de González reclamaron un cambio de posición frente al régimen peronista y, en ese sentido, fueron, al menos, las que iniciaron una discusión sobre la viabilidad del programa socialista en la Argentina. Si bien no lograron imponerse, pronosticaron futuras discrepancias en el seno de la organización, no ajenas al intento de encontrar algún hueco en la escena política que perfiló el peronismo.

La excesiva preocupación del PS desde su fundación por difundir sus ideas, acciones y proyectos a través de publicaciones doctrinarias adquirió singular prioridad en aquellos tiempos de ausencia de representación institucional. Aunque debieron enfrentarse a la persecución oficialista y salvar los obstáculos de aventuras clandestinas, fueron el mejor testimonio de una frenética actividad opositora para denunciar su actitud contraria a las medidas y acciones gubernamentales. La entrada de Bronzini al Parlamento de la provincia de Buenos Aires tras las elecciones de 1948 fue el máximo logro de representación socialista en la política nacional. Aunque su labor fue exaltada como el mejor valor partidario, su entrada a la Cámara de Diputados bonaerense no anticipó una escalada del PS en términos de votos. La persistente actitud de oposición hacia el peronismo, si bien no cuajó para recuperar su perfil como partido defensor de los obreros argentinos, sí ayudó a construir los más elementales criterios antiperonistas.

 

 

 

NOTAS

    La autora agradece los comentarios que oportunamente le han hecho los doctores J.C. Torre, E. Gallo, C. Malamud y los participantes del "Seminario permanente sobre América Latina Contemporánea" del I.U. Ortega y Gasset. El agradecimiento también se extiende a la Fundación Antorchas, que financió parte de la investigación, y a los evaluadores de la revista Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe por haber hecho sugerentes indicaciones para mejorar una primera versión del artículo.
    1
    En la convocatoria de 1946 las elecciones municipales se relegaron para posteriores llamamientos. El gobierno municipal de la ciudad de Buenos Aires, y en particular su Concejo Deliberante, era un ámbito tradicional e influyente de actuación política para el PS. La intervención y suspensión de sus actividades en 1941, durante el gobierno de Castillo, habían significado un duro golpe para la actividad política de los socialistas argentinos. Las posibilidades del PS de recuperar ese espacio de debate y de práctica opositora quedaron suprimidas, porque durante todo el período peronista el gobierno municipal de la ciudad de Buenos Aires prescindió de su Concejo Deliberante. Ver, R. WALTER, Politics and Urban Growth in Buenos Aires, 1911-1942, Cambridge, 1993. También del mismo autor, "Municipal Politics and Goverment in Buenos Aires, 1918-1930", Journal of Interamerican Studies and World Affairs,XVI, 2 (mayo de 1974), pp. 173-197.
    2
    Los socialistas estuvieron presentes en el Parlamento desde antes de la implementación de la Ley Sáenz Peña de 1912. En 1904, y debido a la aplicación del sistema de elecciones por circunscripciones, el socialista Alfredo Palacios había logrado una banca de diputado por la circunscripción de un popular barrio de la ciudad de Buenos Aires, La Boca.
    3
    No fue ésa, sin embargo, la única escisión que hasta entonces se había producido desde la fundación del Partido Socialista. Las primeras rupturas datan de 1896 (al año de formarse el partido) y de 1906, y estuvieron relacionadas con la influencia del anarquismo y del sindicalismo revolucionario en las filas socialistas. En 1915, Alfredo Palacios fue separado de la dirigencia del partido por "batirse a duelo", desafiando los deberes y obligaciones de los afiliados, y fundó el Partido Socialista Argentino. En 1921, quienes apoyaron a la Revolución bolchevique se abrieron del partido y formaron el Partido Comunista. En 1927, la escisión la protagonizó el secretario general del partido y diputado nacional, Antonio De Tomaso, dando origen al Partido Socialista Independiente, organización que se implicó en actitudes de colaboración con los sectores conservadores y radicales contrarios al retorno de Hipólito Irigoyen a la vida política argentina. En las rupturas de 1934 y 1937 tuvieron especial eco las propuestas sindicalistas que cuestionaron la política gremial llevada a cabo por el partido. Ver, E. DICKMANN,Recuerdos de un militante socialista, pp. 197-242; R. WALTER, The Socialist Party of Argentine, 1890-1930, Austin, 1977, capítulos 6 y 10; y H. SANGUINETTI, Los socialistas independientes, Buenos Aires, 1981.
    4
    Ver, A. CIRIA, Política y cultura popular. La Argentina peronista, 1946-1955, Buenos Aires, 1983, capítulo II. También, M. GARCÍA SEBASTIANI, "Peronismo y oposición política en el parlamento argentino. La dimensión del conflicto con la UCR (1946-1951)", Revista de Indias, Nº 221, (enero-abril, 2001), pp. 27-66.
    5
    J.C. TORRE, La vieja guardia sindical y Perón. Sobre los orígenes del peronismo, Buenos Aires, 1990, fundamentalmente, pp. 50-89.
    6
    Puede también considerarse como ejemplo a Atilio Bramuglia, personalidad muy vinculada a la formación de la coalición peronista y que más tarde fue Ministro de Relaciones Exteriores entre 1946 y 1949, R. REIN, Peronismo, populismo y política. Argentina 1943-1955, Buenos Aires, 1998, pp. 51-83.
    7
    La importancia de los foros extraparlamentarios como expresión de la lucha opositora en coyunturas y realidades determinadas es destacada por R. DAHL, Political Oppositions in Western Democracies,New Haven and London, 1966; G. IONESCU e I. DE MADARIAGA, La oposición. Pasado y presente de una institución política, Madrid, 1977, p. 126 y ss. (1° edición, Londres, 1968) y E. KOLINSKY (ed.),Opposition in Western Europe, London, 1987.
    8
    Ver, A. PANEBIANCO, Modelos de partido. Organización y poder en los partidos políticos, Madrid, 1990.
    9
    Ver, fundamentalmente, R. WALTER, The Socialist Party of Argentina, 1890-1930, Austin, 1977, que sigue siendo, hasta el día de hoy, la mejor historia del PS; y el sugerente análisis de J. ADELMAN, "Socialism and Democracy in Argentina in the Age of the Second International", HAHR 72, Nº 2 (1992), pp. 211-238.
    10
    Puede señalarse como excepción la interpretación de C. TORTTI, "Crisis, capitalismo organizado y socialismo", en W. ANSALDI, A. PUCCIARELLI y J.C. VILLARRUEL (eds.), Representaciones inconclusas. Las clases, los actores y los discursos de la memoria, 1912-1946, Buenos Aires, 1995.
    11
    Ver, por ejemplo, F. LUNA, Perón y su tiempo. La Argentina era una fiesta, Tomo I, Buenos Aires, 1984, pp. 259-264; y Tomo II, 130-132; 179 y 234-238.
    12
    Ver, O. COGGIOLA, Historia del trotzkismo argentino 1929-1960, Buenos Aires, 1985.
    13
    R. WALTER, Student Politics in Argentina. The University Reform and Its Effects, New York, 1968, cap. 6 y F. LUNA, Perón y su tiempo ..., Tomo I, Buenos Aires, 1986, pp. 388-390.
    14
    Ver, F. NEIBURG, Los intelectuales y la invención del peronismo, Buenos Aires, 1998, especialmente capítulo IV.
    15
    R. POTASH, El ejército y la política en la Argentina, II: 1945-1962. De Perón a Frondizi, Buenos Aires, 1981, capítulos III y IV.
    16
    Ver, C. BUCHRUKER, Nacionalismo y peronismo. La Argentina en la crisis ideológica mundial (1927-1955), Buenos Aires, 1987, pp. 375-380, y D. ROCK, La Argentina autoritaria. Los nacionalistas, su historia y su influencia en la vida pública, Buenos Aires, 1993, cap. VI.
    17
    F. LUNA, Perón y su tiempo ..., Tomo I, p. 122, y P. SIRVEN, Perón y los medios de comunicación (1943-1955), Buenos Aires, 1984, p. 64.
    18
    Al asumir Perón la presidencia, los periódicos de tirada nacional, La Razón, El Mundo y Noticias Gráficas atenuaron la intensidad de sus críticas al oficialismo y terminaron apoyándolo. En 1948, se sumó Clarín, como diario independiente. Perón tenía el soporte de Democracia y El Líder, por la mañana, y El Laborista, Crítica y La Época, por la tarde. Ver, F. LUNA, Perón y su tiempo ..., Tomo I, pp. 121 y 133, y P. SIRVEN, Perón y los medios de comunicación ..., p. 55. Sobre La Nación, R. SIDICARO,La política mirada desde arriba. Las ideas del diario La Nación, 1909-1989, Buenos Aires, 1993, capítulo VIII.
    19
    Sobre la evolución del PC en esos años, ver, P. BALDASARRE, El justicialismo frente al peronismo,Buenos Aires, 1951; J.J. REAL, Organizar y educar, (formulaciones del XI Congreso Nacional del PC), Buenos Aires, 15-IX-1946; V. CODOVILLA, XI Congreso Nacional del PC, Buenos Aires, 14 a 18 de agosto de 1946. ¿A dónde desembocará la situación política argentina? (Informe sobre proyecto de tesis), Buenos Aires, 1946; J.J. REAL, Treinta años de historia argentina, Buenos Aires, 1962; y F. LUNA, Perón y su tiempo ..., Tomo II, pp. 403-404.
    20
    El PE promulgó el levantamiento del estado de sitio el 24 de mayo de 1946 La Nación (en adelante,LN), 25-V-1946.
    21
    En orden descendente, el poder en el interior del PS provenía de los congresos ordinarios y extraordinarios, del CEN y de los comités provinciales y locales. Entre las obligaciones del congreso estaban escuchar y aprobar el informe bianual sobre las actividades del partido que elaboraba el CEN y elegir nuevos miembros de ese comité. Las decisiones del congreso, tras el voto general, tenían el carácter de definitivas y sellaban la unidad en el partido. Los siete hombres del CEN, que debían ser de nacionalidad argentina, llevaban al día los asuntos del partido. Este comité resultó ser, a la larga, la más poderosa unidad administrativa dentro de la estructura organizativa. Los miembros servían al comité por dos años, podían ser destituidos o reelectos. El comité llevaba a cabo las resoluciones de los congresos o del voto general, organizaba los congresos, manejaba la mecánica de los votos generales, administraba los fondos, dirigía la propaganda, aseguraba los miembros para el programa del partido y establecía relaciones con similares partidos y organizaciones de otros países. Las organizaciones locales y provinciales estaban también dirigidas por comités ejecutivos, cuyos miembros también debían tener ciudadanía argentina. Sus deberes se correspondían con aquéllos del CEN. Asimismo, el CEN supervisaba la publicación del órgano central del partido, La Vanguardia. El periódico lo dirigía un equipo editorial de cinco hombres, elegidos por el congreso del partido. Este equipo no era parte del CEN, aunque el director jefe tenía voz en los menesteres del comité. Cualquier disputa entre el equipo editorial y el comité se resolvía en una reunión conjunta de los dos cuerpos por una mayoría de votos; los siete miembros del CEN disfrutaban de una evidente ventaja en tales temas. R. WALTER, The Socialist Party ..., p. 26 y ss.
    22
    LN, 7-V-1946.
    23
    LN, 7-V-1946.
    24
    LN, 9-IV-1946 y 24-V-1946.
    25
    La Prensa (en adelante, LP), 29 y 30-IX-1946.
    26
    "Mensaje del CEN del PS", agosto de 1946, Anuario del Partido Socialista, Buenos Aires, 1947, p. 15.
    27
    Anuario ... 1947, p. 13.
    28
    "... cada afiliado debe convertirse en un protagonista y atraer nuevos compañeros y simpatizantes a nuestras filas (para que) por el aumento de suscriptores y la obtención de recursos pueda aparecer nuevamente La Vanguardia como diario... Intensificar por todos los medios la labor proselitista y de divulgación de la obra y los principios del movimiento socialista en todas las oportunidades y lugares, vinculando a él el mayor número de ciudadanos, trabajadores, mujeres y jóvenes dispuestos a luchar por la defensa de las libertades públicas y la efectiva redención del pueblo...", Anuario ... 1947, p. 17.
    29
    Anuario... 1947, p. 19.
    30
    A. GHIOLDI, "Perspectivas para 1947: superar, no esperar", Anuario ... 1947, pp. 35-39.
    31
    Como la normalización del gobierno municipal, la autonomía universitaria y el reconocimiento de la lucha por la libertad democrática contra la dictadura de los estudiantes y profesores.
    32
    La separación de la Iglesia del Estado, la reducción del servicio militar a tres meses, la propulsión de la inmigración como parte de una política de poblamiento, el cumplimiento de leyes de arrendamiento agrícola y la provincialización de los territorios.
    33
    Solidaridad con los republicanos españoles, con la república italiana y con los exilados y deportados; apoyo a la cuestión judía; y el pronunciamiento por una pronta constitución de una internacional socialista que diseñe una política de liquidación del totalitarismo.
    34
    Ver, F. LUNA, El 45. Un año decisivo, Buenos Aires, 1971. 
    35
    La Vanguardia (en adelante, LV) había aparecido el 7 de abril de 1894 como semanario, bajo la dirección de Juan B. Justo. Se convirtió en periódico en septiembre de 1905. Fue suspendida por vez primera a finales de 1902 Se sucedieron las clausuras a finales de 1904, en respuesta a la participación del PS en movimientos huelguísticos, y en febrero de 1905, a raíz de la "revolución radical". Las agitaciones sociales y políticas que empañaron el "Centenario" repercutieron en la normal publicación del periódico socialista. Durante las presidencias de Hipólito Yrigoyen (1916-1922 y 1928-30); Marcelo T. de Alvear (1922-1928); Agustín P. Justo (1932-1938) y Roberto M. Ortíz (1939-1941), La Vanguardia no sufrió clausura alguna. Interrupciones esporádicas se sucedieron durante los gobiernos militares de Uriburu (julio de 1931), de Ramírez (julio, agosto y septiembre de 1943), y de Farrell (abril de 1944-enero de 1945). O. REINOSO (Comp.), La Vanguardia: selección de textos: 1894-1955, Buenos Aires, 1985.
    36
    "Esas actividades tienen dos objetivos. Por un lado, mantener latente en los barrios, el interés por nuestra actividad, hacer que se conozcan nuestros puntos de vista sobre los problemas de interés público del momento, y particularmente, los del pueblo trabajador, así como la de labor crítica que pueda merecernos el gobierno... Por otro lado, estas reuniones darían oportunidad de que a los centros llegaran mensualmente afiliados quienes, como los candidatos, los miembros de los cuerpos directivos y otros caracterizados compañeros, llevarían estímulo y emulación para la acción, fortaleciendo, además con su presencia, el vínculo partidario". "Actividades que realizó el PS", Apéndice al informe de la Junta Ejecutiva del año 1943. Convocatoria. Proposiciones, Federación Socialista de la Capital, Casa del Pueblo, s/f.
    37
    Ver, al respecto, LP, 3, 4, 19, 28-IX-1946, 23-I-1947 y 2-VIII-1947.
    38
    LP, 26-I-1947.
    39
    "Wall Street y la City negocian con Perón" (octubre de 1946), en "Documentos del PS", Nuevas Bases (en adelante, NB) (31-X-50). También, J.A. SOLARI, "De ayer a mañana", Anuario ... 1947, p. 43.
    40
    LP,14-III-1947.
    41
    "El orden constitucional no existe en la provincia de Buenos Aires" (18 de marzo de 1947), en "Documentos del PS", NB (15-XII-1950). El 13 de noviembre de 1946, el Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires había convocado las elecciones comunales para el 30 de marzo de 1947. Sin embargo, fueron suspendidas un mes antes de la convocatoria.
    42
    "Despojo a los agricultores" (marzo de 1947); "Declaración de la conferencia socialista" (18 de abril de 1947) y "Política oficial de despojo a los agricultores" (CEN del PS, 31 de mayo de 1947), en "Documentos del PS", NB (31-X-1950).
    43
    "Los gastos públicos y el costo de la vida" (mayo de 1947), en "Documentos del PS", NB (31-X-1950). Asimismo, en agosto de 1947, el PS anunció una publicación divulgativa, como parte de una serie destinada a estudiar los problemas del país, con el siguiente orden de prioridades: 1. "Gastos públicos"; 2. "Plan Quinquenal" y 3. "Hacia la bancarrota. Despilfarro, inflación, carestía", LP, 7-VIII-1947.
    44
    "Amparo a elementos nazis que atacan a las reuniones socialistas" (1947), en "Documentos del PS", NB, (15-XII-1950). También, "Agresión al centro de la 17° (mayo de 1947); "El PS denuncia el clima de violencia imperante" (30 de junio de 1947), en LP, 2-I-1947. También, Qué pasó en Siete Días (8-VII-1947).
    45
    El número y perfil de suscriptores a La Vanguardia confirmaría o no estas apreciaciones. Es importante destacar, sin embargo, que el periódico se mantenía, fundamentalmente, con los anuncios profesionales de los doctores, dentistas, abogados, contables, comerciantes, profesores; que eran, en definitiva, los miembros responsables de la conducción del partido. Además, La Vanguardia era una editorial que no publicaba exclusivamente materiales del PS, sino que, manteniendo una línea de difusión sobre temas de debate de actualidad, también editaba libros sobre salud, educación, economía, derecho, historia, memorias, etc. Como tal, la editorial de La Vanguardia tenía como lectores a un público amplio, lo que ayudaba al prestigio del semanario socialista.
    46
    LP, 2 y 4-I-1947.
    47
    LP, 25-I-1947 y 21-II-1947.
    48
    LP, 2-VII-1947.
    49
    LP, del 31-VII al 30-VIII-1947.
    50
    LP, 21 y 26-VIII-1947.
    51
    LP, 21-VIII-1947.
    52
    LP, 28-VIII-1947.
    53
    "Declaración del CEN ante la clausura de los talleres de La Vanguardia", LP, 29-VIII-1947.
    54
    J.A. SOLARI, "El año político", Anuario... 1948, pp. 20-22.
    55
    Según el PS, cuatro meses antes de la clausura de La Vanguardia se imprimían 200.000 ejemplares y en el momento del cierre, 300.000. LV, 7-X-1947. La última edición clandestina de La Vanguardia a la que pudimos tener acceso era del mes de marzo de 1950. La misma consistía en dos pequeñas hojas de papel muy fino. Agradezco al personal de la "Biblioteca Obrera Juan B. Justo" la posibilidad de consultar este material.
    56
    LV, 7-X-1947 y 4-XI-1947.
    57
    "Declaración del Comité Ejecutivo sobre publicaciones apócrifas", 9-X-1947.
    58
    LV, 4-III-1948.
    59
    LP, 13-I-1948.
    60
    "Declaración del CEN del PS sobre publicaciones apócrifas", 9-X-1947.
    61
    LP, 16-I-1947.
    62
    LP, 12-I-1948.
    63
    LP, 13-I-1948.
    64
    En un acto socialista de la campaña, N. Repetto dijo: "... en estas elecciones toda la oposición del país debería presentarse unida para saber si el oficialismo cuenta todavía con el 55% de los votos...".LP, 25-I-1948.
    65
    LP, 23-I-1948.
    66
    "Carta de Américo Ghioldi a Enrique Dickmann, 6 de febrero de 1948, en E. DICKMANN,Recuerdos..., p. 484.
    67
    Ver, "Informe de la Comisión electoral Nacional", en XXXVI Congreso Nacional del Partido Socialista: 28 ordinario y 9 extraordinario, Buenos Aires, 1948.
    68
    En las elecciones de febrero de 1946 habían obtenido 103.841 votos y en las de marzo de 1948, 114.500, "Informe de la Comisión...".
    69
    El Socialista (en adelante, ES) (27-VII-1948).
    70
    M.L. DA ORDEN, "Los socialistas en el poder: Higienismo, consumo y cultura popular: continuidad y cambio en las intendencias de Mar del Plata, 1920-1929", Anuario IEHS, N° 6 (1991), pp. 267-283.
    71
    M.L. DA ORDEN, "¿Prácticas tradicionales en un partido moderno? Socialismo y poder local, Mar del Plata 1916-1929", en F. DEVOTO y M. FERRARI (eds.), La construcción de las democracias rioplatenses: proyectos institucionales y prácticas políticas (1900-1930), Buenos Aires, 1994, pp. 229-246.
    72
    Los socialistas logran 7.300 votos frente a 8.900 del partido en el gobierno. ES (1-V-1948).
    73
    ES (18-V-1948); (27-VII-1948); (12-X-1948); (28-XII-1948); (10-V-1949); (19-VII-1949).
    74
    ES (1-V-1948).
    75
    ES (12-VII-1948).
    76
    "... Es fácil resolver las cosas en el papel. Con un lápiz y un papel se puede redactar una magnífica resolución y creer así que el problema queda resuelto... Teóricamente la cuestión gremial está agotada. Hemos de ser prácticos. Hemos de adoptar una actitud de modestia y comprender la mentalidad de la clase obrera y tratar de modificarla, modesta y humildemente... Es la hora de poner manos en la acción y de resolver, aunque sea una parte, mucho de lo que resolvemos en el papel". ES (12-VII-1948).
    77
    ES (12-VII-1948).
    78
    ES (24-VIII-1948).
    79
    Discurso de P. Verde Tello en el Congreso Extraordinario del PS para informar del proyecto de reforma de la Carta Orgánica. ES (24-VIII-1948).
    80
    ES (14-IX-1948).
    81
    ES (12-VII-1948).
    82
    ES (10-VIII-1948).
    83
    ES (25-VI-1948).
    84
    En el mensaje del PS para las elecciones de nstituyentes del 5 de diciembre de 1948, se indicaba: "Votar en blanco significa que en el sobre debe ponerse un papel en blanco o un papel con esta leyenda 'CONTRA LA REFORMA FASCISTA DE LA CONSTITUCIÓN'," LV, 30-XI-1948.
    85
    ES (26-X-1948).
    86
    El alcance de la propuesta socialista podría valorarse por los resultados de las elecciones para la Convención Nacional Constituyente, celebradas el 5 de diciembre de 1948: El partido peronista, 1.590.634 votos; la UCR 834.436; el PC 85.355; en blanco (entre ellos podrían estar los del PS, pero también los anulados) 180.000.
    87
    ES (25-I-1949).
    88
    Anuario del Partido Socialista, Buenos Aires, 1949, pp. 111-114.
    89
    Anuario … 1949, pp. 111-114.
    90
    ES (14-XII-1948).
    91
    Finalmente, dichas elecciones se desplazaron para noviembre de 1951. Sobre las mismas, ver M. GARCIA, "Peronistas y radicales en la política argentina: las elecciones generales de 1951", en R. SEVILLA SOLER (coord.), Consolidación republicana en América Latina, Sevilla, 1999, pp. 35-58.
    92
    Ver, al respecto, P. WALDMANN, El peronismo, 1943-1955, Buenos Aires, 1981, pp. 61-173; M. PLOTKIN, Mañana es San Perón. Propaganda, rituales políticos y educación en el régimen peronista,Buenos Aires, 1994; C. BUCHRUCKER, Nacionalismo y peronismo..., pp. 372-389 y C. TCACH,Sabattinismo y peronismo. Partidos políticos en Córdoba 1943-1955, Buenos Aires, 1991, pp. 195-208.
    93
    El nombre de la nueva aventura editorial pretendía recuperar la tradición liberal alberdiana que el PS creía avasallada por la reforma constitucional peronista. Ya en 1948, el CEN había redactado "Las Bases de la Constitución Socialista", en respuesta a la reforma de Perón. Ver, NB (28-VI-1950).
    94
    NB (31-VII-1950).
    95
    NB (30-IX-1950) y NB (15-XI-1950), y Anuario del Partido Socialista, Buenos Aires, 1951, pp. 131-144.
    96
    NB (15-XI-1950).
    97
    NB (15-XI-1950).
    98
    En concreto, "1. Por un estado democrático y un gobierno civil: contra el totalitarismo ...; 2. Por la conquista de los derechos fundamentales de asociación, de reunión y de expresión; contra la política represiva que impide su ejercicio ...; 3. Por la estabilización de los precios y el aumento del poder adquisitivo de los salarios. Contra la inflación fomentada por el gobierno ...; 4. Por la socialización de los servicios públicos nacionalizados y contra el capitalismo de Estado de orientación totalitaria ...; 5. Por la socialización de los servicios destinados a salvaguardar la salud de la población y contra el desarrollo del corporativismo sanitario ...; 6. Por la vivienda sana ...; 7. Por el laicismo y contra la intervención del clero en el gobierno ....; 8. Por el libre acceso a la educación de todas las etapas y contra la propaganda de la política oficial en las aulas". Anuario ... 1951, pp. 130-131 y NB (15-XI-1950).
    99
    En septiembre de 1950 se dio conocimiento de que el libro estaba en prensa, y en el mes siguiente se publicó en la prensa partidaria que dicho libro acababa de aparecer. A pesar de que la editorial de La Vanguardia se hizo cargo de su publicación, finalmente, los ejemplares editados se rubricaron con el sello de "No sale", paralizándose así su difusión. Algunos llegaron a distribuirse entre algunos afiliados del PS. NB (30-IX-1950 y 15-X-1950) y J. V. GONZÁLEZ, La oportunidad del Partido Socialista. Reflexiones sobre su acción futura, Buenos Aires, 1950.
    10
    ES (14-IX-1948 y 28-IX-1948). En la "Declaración de Principios", Juan B. Justo había desarrollado la evolución programática por la que debía pasar el PS. A grandes rasgos, el "programa mínimo" se traducía en las conquistas políticas de la clase obrera obtenidas mediante el ejercicio del sufragio y la representación en las instituciones de las democracias burguesas. Era precondición necesaria para llevar a cabo el "programa máximo" de transformaciones económicas y de sustitución del sistema de propiedad privada de los medios de producción del capitalismo por el sistema socialista de propiedad colectiva.
    10
    NB (15-XI-1950) Y J. GONZÁLEZ, La oportunidad ..., pp. 3-32. 
    10
    NB (15-XI-1950) y A. GHIOLDI, Los trabajadores, el señor Perón y el Partido Socialista. ¿Perón es progresista o retrógrado?, Discurso pronunciado en el 37° congreso del PS, Buenos Aires, 1950.
    10
    Ver, al respecto, J. ADELMAN, "Socialism and Democracy...".
    10
    Sobre los conflictos laborales entre finales de 1950 y comienzos de 1951, ver, W. LITTLE, "La organización obrera y el estado peronista, 1943-1955", Desarrollo Económico, Nº 75 (oct.-dic. 1979), pp. 331-376 y L. DOYON, "Conflictos obreros durante el régimen peronista", Desarrollo Económico, Nº 67 (oct.-dic. 1977).
    10
    NB (1° quincena de marzo de 1951).
    10
    NB (15-V-1951 y 31-V-1951).




© 2017 Tel Aviv University